Alternativas de fertilidad luego de una vasectomía

Actualmente la vasectomía es uno de los métodos de esterilización más comunes en los Estados Unidos. Si cambia de opinión acerca de tener hijos luego de haberse realizado una vasectomía, hay dos intervenciones que pueden ayudarlo a tener un hijo con su pareja. Las dos opciones son: revertir la vasectomía o realizar una aspiración de espermatozoides antes de la fertilización in vitro (FIV). Su médico puede ayudarlo a elegir qué intervención es mejor para usted y su pareja de acuerdo con:
• Cuánto tiempo ha transcurrido desde su vasectomía
• Su edad
• La cantidad de hijos que desea tener
• El costo
• Qué tan rápido desea concebir un hijo, ya sea en forma natural o mediante fertilización in vitro
¿Cuáles son las primeras medidas que debo tomar?
Lo primero que debe hacer es consultar con un urólogo. Un urólogo es un médico que se especializa en el cuidado médico de los órganos reproductivos del hombre. Su urólogo tomará su historia clínica y le hará un examen físico para asegurarse de que usted no tenga otros problemas de salud que pudieran afectar su fertilidad. Su pareja también debería ver a su médico para asegurarse de no tener problemas de fertilidad.
¿Qué sucede en una intervención para revertir la vasectomía?
Existen dos intervenciones para revertir la vasectomía. Cuál intervención se utiliza depende del área del tracto reproductivo masculino que haya sido bloqueada durante su vasectomía original.
• En una vasovasostomía se vuelven a conectar los dos extremos del conducto deferente. El conducto deferente es un tubo que transporta los espermatozoides fuera del testículo. Usted tiene dos conductos deferentes, uno del lado izquierdo del escroto y otro del lado derecho. Durante su vasectomía, se cortaron ambos conductos deferentes para evitar que los espermatozoides se mezclen con el semen.
• En una vasoepididimostomía se vuelve a conectar el epidídimo al conducto deferente. El epidídimo es un segmento en espiral de los conductos de espermatozoides donde maduran los espermatozoides. Esta cirugía se utiliza cuando no es posible realizar una vasovasostomía a causa de las obstrucciones generadas con la vasectomía.
En la intervención, su médico decidirá cuál es la cirugía que más le conviene. Ambos tipos de reversión de vasectomía posiblemente les permitan a usted y su pareja tener un hijo en forma natural mediante el coito.
¿Cómo se aspiran los espermatozoides antes de un ciclo de FIV?
Durante esta intervención, su médico aspira (con succiones suaves) los espermatozoides de sus testículos. Esta intervención se realiza generalmente en el consultorio y bajo anestesia local (con medicamentos que adormecen el área). También se puede realizar bajo anestesia general (cuando lo duermen). Se utiliza una aguja muy pequeña para extraer los espermatozoides directamente de cada conducto deferente cerca del testículo, o incluso directamente de cada testículo. La mayoría de los hombres presentan dolor leve después de esta intervención.
Posteriormente, los espermatozoides se utilizan para fecundar los óvulos de su pareja en el laboratorio mediante la FIV. Los espermatozoides se pueden aspirar el día en que se realizará la FIV o se los puede extraer con anterioridad y congelar para realizar la FIV más adelante. Debido a la poca cantidad de espermatozoides, no se recomienda utilizarlos para la inseminación artificial.
Si se lo realiza junto con la FIV, este método es muy eficaz, especialmente si su pareja tiene menos de 35 años. Este método tiene algunas otras ventajas. Puede significar que su pareja quede embarazada en menos tiempo y que no sea necesario utilizar métodos anticonceptivos luego del embarazo. También es una intervención menos invasiva para el hombre. Sin embargo, hay algunas desventajas. Es una intervención más costosa. Si se transfiere más de un embrión, su pareja puede tener más de un hijo a la vez. También es una intervención más invasiva para la mujer, y puede ser necesario repetirla si desean tener más hijos.