Aspiración Folicular (Captura de óvulos)

La captación de óvulos generalmente se lleva a cabo mediante la aspiración por ecografía transvaginal, una intervención quirúrgica menor que se puede realizar en el consultorio del médico o en un centro ambulatorio. Generalmente se administra alguna forma de analgesia. Se introduce una sonda de ecografía en la vagina para identificar los folículos, y se guía una aguja a través de la vagina hacia el interior de los folículos.

La captura de óvulos se realiza generalmente a través de la vagina con una aguja guiada por ecografía.

Se aspiran (extraen) los óvulos de los folículos a través de la aguja conectada a un dispositivo de succión. La remoción de múltiples óvulos puede realizarse en menos de 30 minutos. Algunas mujeres experimentan cólicos en el día de la captación, pero esta sensación generalmente desaparece al día siguiente. Las sensaciones de saciedad o presión pueden durar varias semanas después de la intervención porque los ovarios siguen agrandados. En algunos casos, puede no tenerse acceso a uno o ambos ovarios a través de la ecografía transvaginal.

Transferencia de embriones

El siguiente paso en el proceso de FIV es la transferencia de embriones. La anestesia no es necesaria, aunque algunas mujeres tal vez deseen algún sedante suave. El médico identifica el cuello uterino utilizando un espéculo vaginal. Uno o más embriones en suspensión en una gota del medio de cultivo se ponen en un catéter de transferencia, un tubo estéril largo y delgado con una jeringa en un extremo. El médico guía suavemente la punta del catéter de transferencia a través del cuello uterino y coloca el líquido que contiene los embriones en la cavidad uterina. La intervención generalmente no duele, aunque algunas mujeres experimentan cólicos leves.

El número de embriones transferidos se basa principalmente en la edad de la mujer y otras características individuales de la paciente y los embriones. Como cada embrión tiene una buena probabilidad de implantarse y desarrollarse, el número de embriones a transferir debe determinarse para cada paciente, tomando en cuenta las probabilidades de lograr un embarazo en base al número de embriones que se transfiere comparado con el riesgo de gestación múltiple. Estas directrices han tenido éxito en ayudar a los programas de TRA de los EE. UU. a mantener tasas altas de éxito y a la vez reducir de forma significativa el número de embarazos múltiples de orden alto (trillizos y más). El endocrinólogo reproductivo o el embriólogo discutirán esto con la paciente antes de la transferencia.

La transferencia de embriones se realiza a través del cuello uterino.