Cáncer femenino, criopreservación y fertilidad

¿Existen opciones para preservar la fertilidad de aquellas mujeres a quienes se les diagnosticó cáncer recientemente?
¡Sí! Gracias a las nuevas tecnologías, los médicos pueden extraer y congelar óvulos, óvulos fertilizados (embriones) o tejido ovárico antes del tratamiento contra el cáncer.

De esta manera, es posible que usted pueda concebir después del tratamiento. Este proceso se denomina criopreservación o congelación. Las opciones disponibles dependerán del tipo de cáncer que padezca.

Los tipos de cáncer más comunes en niñas y mujeres jóvenes son: linfoma de Hodgkin o linfoma no Hodgkin, leucemia, cáncer de tiroides, cáncer de mama, melanoma o cáncer ginecológico (de cuello uterino, útero u ovario). La mayoría de estos tipos de cáncer se pueden tratar con quimioterapia, radiación o una combinación de ambas.

Varios factores determinan si usted es infértil después del tratamiento. Los factores incluyen la edad, la dosis, la zona expuesta a la radiación y el tipo de fármaco que se utiliza en la quimioterapia. La quimioterapia es efectiva en muchos tipos de cáncer, pero puede causar infertilidad al dañar o disminuir la cantidad de óvulos.

Criopreservación de embriones
La criopreservación de embriones es la manera más común de preservar su capacidad de concebir en el futuro. Debe someterse a un procedimiento conocido como fertilización in vitro (FIV). En la FIV, se le darán hormonas que estimulan a los ovarios a producir una cierta cantidad de óvulos. Los óvulos se extraerán mediante una aspiración suave una vez que se hayan desarrollado. Los embriones se crean en el laboratorio al unir el óvulo con los espermatozoides. Luego se congelan los óvulos fertilizados o los embriones.

Es posible realizarles pruebas genéticas a los embriones antes de congelarlos (el procedimiento se conoce como DGP o diagnóstico genético de preimplantación) Se puede realizar DGP para una enfermedad genética en particular (por ejemplo, para buscar el gen BRCA en una mujer con cáncer de mama). Si al finalizar el tratamiento contra el cáncer decide tener hijos, se le pueden implantar uno o dos embriones en el útero (matriz), con o sin ayuda de medicamentos.

No cualquier persona puede someterse a este procedimiento. Deberá tomar
medicamentos que le hagan producir más óvulos de lo normal. Es posible que el proceso dure de dos a tres semanas en total. Lamentablemente, si necesita quimioterapia o radiación para tratar el cáncer, es posible que no pueda esperar tanto tiempo. Los medicamentos que hacen que el cuerpo produzca más óvulos pueden hacer que aumente también la producción de ciertas hormonas, como por ejemplo, el estrógeno. El estrógeno puede empeorar algunos tipos de cáncer.

La criopreservación de embriones ofrece la mejor opción para concebir. Las probabilidades de que un embrión sobreviva a los procesos de congelación, descongelación e implantación en el útero son mayores a las de concebir un embarazo con óvulos o tejido ovárico congelados.

Si decide utilizar la criopreservación de embriones, antes de congelar el óvulo, habrá que fecundarlo con el espermatozoide de un hombre. Si no tiene pareja, puede utilizar esperma de un donante. Si ninguna de las fuentes de espermatozoides son posibles para usted, la congelación de óvulos es una buena opción.

Criopreservación de óvulos (ovocitos)
Las mujeres pueden elegir esta opción en lugar de la criopreservación de embriones si no tienen una pareja o por motivos personales o religiosos. Los procedimientos de congelación de óvulos han mejorado enormemente en los últimos 10 años, de manera que son una buena opción para muchas mujeres. A pesar del éxito de la congelación de óvulos, los índices de embarazo por embrión congelado son mayores a los índices por óvulo congelado. Esto se debe a que al momento de ser congelados, los embriones ya se han fertilizado y han crecido por varios días, lo que muestra su potencial
reproductivo. Este proceso requiere FIV y generalmente lleva entre dos y tres semanas.

Tomará medicamentos que le ayudarán a producir muchos óvulos. Sin embargo, los óvulos se congelan de inmediato una vez que se extraen del cuerpo. A diferencia de la criopreservación de embriones, los óvulos no se fecundan antes de congelarlos. Al finalizar el tratamiento contra el cáncer, se fecundarán en el laboratorio los óvulos que sobrevivan al proceso de congelación y descongelación con los espermatozoides de la
pareja o del donante. Se implantarán en el útero aquellos embriones que se desarrollen.

Criopreservación de tejido ovárico
Los médicos han desarrollado un procedimiento para congelar el tejido ovárico que contiene óvulos. En este procedimiento, los médicos cortan en tiras finas el tejido de uno de los ovarios. Luego las tiras se congelan.
Después del tratamiento contra el cáncer, los médicos pueden volver a colocarle una de las tiras de tejido ovárico descongeladas en el cuerpo. Para que este tejido produzca un óvulo, es posible que necesite un tratamiento con hormonas de fertilidad. Este procedimiento tiene algunas desventajas. Deberá someterse a varias cirugías. También es peligroso si padece cáncer de ovario. Si el tejido tiene cáncer y se lo vuelven a implantar en el cuerpo, el cáncer podría diseminarse. Es importante que sepa que la criopreservación de tejido ovárico todavía es un procedimiento experimental.