Fertilización y cultivo de embriones

Después de que los óvulos han sido captados, se examinan en el laboratorio para
constatar su madurez y calidad. Los óvulos maduros se colocan en un medio de cultivo
de FIV y se trasfieren a una incubadora a la espera de su fertilización por el
espermatozoide.

Los espermatozoides se separan del semen, que se obtiene generalmente mediante la
masturbación o alternativamente, se pueden obtener espermatozoides de los
testículos, del epidídimo o de los conductos deferentes, en los hombres cuyo semen no
cuenta con espermatozoides, ya sea debido a una obstrucción o a una falta de
producción.

La fertilización puede realizarse por inseminación, donde se colocan espermatozoides
móviles junto a los ovocitos y se los incuba de la noche a la mañana o por inyección
intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), en la que un solo espermatozoide se
inyecta directamente en cada óvulo maduro. La ICSI generalmente se realiza cuando
existe una probabilidad de fertilidad reducida, es decir, semen de baja calidad,
antecedentes de fracaso en la fertilización en un ciclo de FIV previo, etc.
La visualización de dos pronúcleos al día siguiente confirma la fertilización del óvulo.
Un pronúcleo se deriva del óvulo y otro del espermatozoide. Normalmente entre el 65%
y el 75% de los óvulos maduros se fertilizan después de la inseminación o la ICSI. Se
pueden presentar tasas más bajas si la calidad de los espermatozoides o de los óvulos
no es buena.

En el tercer día, un embrión que se desarrolle normalmente contendrá
aproximadamente entre 6 y 10 células. En el quinto día, se forma en el embrión una
cavidad con fluido, y las partes que formaran la placenta (trofoblasto) y los tejidos
fetales (masa interna) se empiezan a separar. Un embrión en esta etapa se denomina
blastocisto. Los embriones pueden transferirse al útero en cualquier momento, entre
uno y seis días después de la captación de óvulos. Si en el útero el desarrollo sigue
siendo exitoso, el embrión eclosiona de la zona pelúcida circundante y se implanta en
el endometrio, aproximadamente entre 6 y 10 días después de la captación del óvulo.
La eclosión asistida (AH) es una intervención de micromanipulación en la que se hace
un orificio en la zona pelúcida justo antes de la transferencia de embriones a fin de
facilitar la eclosión del embrión.