Tratamiento de los miomas uterinos

¿Todos los miomas requieren tratamiento?
Generalmente, los miomas no requieren tratamiento porque la mayoría de las pacientes
con miomas no tienen síntomas. Las mujeres con miomas deben realizarse exámenes
con regularidad para determinar si los miomas cambian de tamaño, para realizar un
seguimiento del empeoramiento de los síntomas, y también si la paciente planea
quedar embarazada.

Si es necesario realizar un tratamiento, ¿esto implica una cirugía?
Algunos miomas se ven afectados por los niveles de estrógeno. El tratamiento médico
que puede ayudar temporalmente no mejorará la fertilidad. Los medicamentos que se
utilizan para controlar los niveles de estrógeno están asociados con efectos
secundarios no deseados. Estos medicamentos incluyen aquellos similares a la
hormona liberadora de gonadotropina (análogos de GnRH) (sofocones, resequedad
vaginal, cambios de humor, osteoporosis), píldoras anticonceptivas (sensibilidad en los
senos, coágulos de sangre), progestinas (inflamación, sangrado anormal) y andrógenos
(crecimiento de vello no deseado). Las opciones, tales como los tratamientos herbarios
y homeopáticos, no han demostrado mejorar los síntomas causados por los miomas.

¿Cuándo se considera necesaria una cirugía?
Se considera que una cirugía es necesaria cuando los miomas causan síntomas
importantes y no se la debe considerar para tratar la infertilidad hasta después de
realizar una evaluación minuciosa de otros factores que podrían causar infertilidad.

¿Qué opciones quirúrgicas se encuentran disponibles si deseo alcanzar la
fertilidad en el futuro?

La única opción quirúrgica disponible para las mujeres que desean quedar
embarazadas en el futuro es la miomectomía o extirpación quirúrgica de los miomas.
En la mayoría de los casos, el tamaño y la ubicación de los miomas determinarán la
técnica quirúrgica apropiada.

¿Cómo se realiza una miomectomía? ¿Existe algún método mínimamente
invasivo?

El tipo de miomectomía a realizar (descrito a continuación) depende de la ubicación y
del tamaño de los miomas. Todas las miomectomías conllevan el riesgo de formación
de cicatrices y adherencias que pueden afectar la fertilidad futura. También conllevan el
riesgo de sangrado excesivo, que puede requerir una histerectomía

El tipo de miomectomía a realizar (descrito a continuación) depende de la ubicación y
del tamaño de los miomas. Todas las miomectomías conllevan el riesgo de formación
de cicatrices y adherencias que pueden afectar la fertilidad futura. También conllevan el
riesgo de sangrado excesivo, que puede requerir una histerectomía

El tipo de miomectomía a realizar (descrito a continuación) depende de la ubicación y
del tamaño de los miomas. Todas las miomectomías conllevan el riesgo de formación
de cicatrices y adherencias que pueden afectar la fertilidad futura. También conllevan el
riesgo de sangrado excesivo, que puede requerir una histerectomía
Miomectomía abdominal (laparotomía)

Con este método, el cirujano realiza una incisión en la pared abdominal. Comúnmente
se utiliza para eliminar los tumores en la superficie externa del útero y en los órganos
circundantes. Esta cirugía generalmente requiere que permanezca de 24 a 72 horas en
el hospital y la recuperación puede llevar de 4 a 6 semanas.
Miomectomía laparoscópica

Durante la laparoscopia quirúrgica, el médico coloca un laparoscopio en el abdomen, a
través de una pequeña incisión realizada cerca del ombligo, y luego utiliza instrumentos
quirúrgicos colocados a través de pequeñas incisiones de 5 a 10 mm para extirpar los
miomas. Las mujeres pueden regresar a su casa el mismo día o en un plazo de 24
horas. El tiempo de recuperación suele ser de dos a siete días.
Miomectomía histeroscópica

Durante este procedimiento, el médico introduce un telescopio a través del cuello
uterino y llena el útero con líquido para expandir las paredes. Luego, se introducen los
instrumentos quirúrgicos a través de un canal en el histeroscopio a n de extirpar los
miomas submucosos. En general, las mujeres pueden regresar a su casa el mismo día
de la cirugía y pueden retomar sus actividades normales luego de unos pocos días de
realizado el procedimiento. Las complicaciones graves son poco frecuentes e incluyen
daño o formación de cicatrices en la cavidad interna del útero, desequilibrio electrolítico
(cambios en los minerales del sistema sanguíneo), perforación del útero y sangrado.
Miomectomía asistida por robótica

Durante un procedimiento robótico, el médico coloca un telescopio dentro del abdomen
por el ombligo o por arriba de este. Se realizan hasta otras cinco incisiones pequeñas
para sostener los instrumentos que se utilizarán para extirpar los bromas. Por lo
general, las mujeres pueden regresar a sus casas el mismo día o en un plazo de 24
horas. El tiempo de recuperación suele ser de unos pocos días o una semana.

¿Cuál es la probabilidad de que se vuelvan a desarrollar miomas uterinos
después de realizar una miomectomía?

El riesgo de recurrencia es aproximadamente del 30 % en un período de 10 años. Las
pacientes con múltiples bromas son más propensas a sufrir una recurrencia que
aquellas pacientes con bromas aislados.

Si no busco la fertilidad, ¿qué otras opciones existen?

Miolisis
Otra técnica laparoscópica denominada miolisis consiste en quemar los miomas
mediante energía térmica a través de agujas o láseres.

MrgFUS

Existe un método denominado tratamiento con ultrasonido focalizado guiado por
resonancia magnética (MrgFUS) en el cual no se realiza una incisión. Como esta
tecnología es relativamente nueva, hay información limitada acerca de los resultados a
largo plazo. En la actualidad, no se puede recomendar el MrgFUS para aquellas
mujeres que desean mantener o mejorar su fertilidad.

Embolización de las arterias uterinas
La embolización de las arterias uterinas es un procedimiento realizado por un radiólogo
que implica la inyección de pequeñas partículas en los vasos sanguíneos del útero.
Estas partículas obstruyen los pequeños vasos sanguíneos que irrigan los bromas, lo
cual bloquea la irrigación sanguínea y provoca el deterioro de estos miomas. Por lo
general, las pacientes experimentan dolor durante varios días después del
procedimiento. El volumen de los miomas se reduce en un 40 % a 50 % y la mayoría
de las pacientes experimentan un alivio sintomático. En la actualidad, este
procedimiento no está recomendado para mujeres que buscan lograr la fertilidad y
quedar embarazadas en el futuro.

Histerectomía
Aproximadamente el 50 % de las histerectomías se realizan para tratar los miomas
uterinos. Si tiene miomas sintomáticos y no desea quedar embarazada en el futuro, se
le puede recomendar la histerectomía (extirpación quirúrgica del útero). Hay tres
formas de realizar una histerectomía: por vía abdominal, por vía vaginal y, en algunos
casos, mediante laparoscopia. El tiempo de recuperación suele ser de dos a seis
semanas. Es importante hablar con su médico sobre las posibles consecuencias de
una histerectomía, incluidas las consecuencias sexuales, psicológicas y médicas.