01 Ene

Estrés e infertilidad

¿Qué es el estrés?

El estrés generalmente se define como un evento que una persona ve o siente como amenaza. Para protegerse, el organismo genera una respuesta de “lucha o huída”.

¿Cómo puede afectar el estrés a un paciente con problemas de infertilidad?

A veces, los pacientes con problemas de infertilidad responden al estrés que provoca ser incapaces de concebir con la actitud de buscar agresivamente tratamientos o intervenciones. Otros pacientes se retraen y se aíslan de sus familiares, sus amigos y su comunidad. Ninguno de estos extremos es ideal para los pacientes que buscan tratar sus problemas de infertilidad y formar una familia.

¿Cómo puedo reducir mi estrés?

Tener menos estrés en su vida mientras se somete a un tratamiento de infertilidad no puede resultar, por sí solo, en un embarazo. Sin embargo, desarrollar mejores estrategias para tolerar el estrés relacionado con el diagnóstico y el tratamiento de la infertilidad le puede ayudar a tomar el control y mejorar el bienestar general.

Se ha demostrado que el estrés sí inter ere con la toma de decisiones racionales y bien pensadas. Reducir el estrés puede ayudar a los pacientes a investigar, explorar y considerar todas las opciones disponibles con una mentalidad más clara. Si se reduce el estrés, se pueden considerar de una manera más efectiva las ventajas y desventajas de un tratamiento respecto a otro.

Reducir el estrés es bueno para la salud. Aunque nadie espera que los pacientes enfrenten el tratamiento de la infertilidad sin estrés, buscar formas de minimizar el estrés durante el tratamiento puede ser de ayuda. Es útil para los pacientes buscar formas de reducir la carga de los tratamientos contra la infertilidad y los protocolos médicos.

Hay muchas técnicas para reducir el estrés. Algunos de los métodos más populares entre los pacientes con problemas de fertilidad son:

  • La acupuntura
  • El ejercicio aeróbico (puede reducirse durante el tratamiento)
  • La colaboración con expertos en la reducción del estrés
  • Llevar un diario
  • Escuchar música
  • La terapia con masajes
  • La meditación
  • La concentración
  • La psicoterapia y la terapia cognitiva del comportamiento
  • Los libros de autoayuda
  • Los grupos de ayuda o educación
  • La visualización
  • Caminar o pasear
  • El yoga

Deja un comentario