Fertilización In Vitro – Alta Complejidad

Actualmente las técnicas de reproducción asistida de alta complejidad se complementan de acuerdo al diagnóstico personalizado de cada pareja, las principales técnicas y procedimientos de IECH son:

  • Fecundación Convencional: La fecundación convencional consiste en poner en contacto los óvulos con más de 100000 espermatozoides para que se produzca la fecundación. Permite unir el óvulo con el espermatozoide para formar un embrión en el laboratorio mediante infraestructura y biólogos ampliamente calificados.
  • ICSI es la inyección espermática intracitoplasmática (ICSI):  Se inyecta un espermatozoide dentro de cada óvulo mediante microinyección.

La selección de los espermatozoides se realiza a una ampliación de 400 aumentos. Es la técnica de fecundación in vitro de elección para la mayoría de los casos, sobre todo si existen antecedentes de fallo de fecundación o muy mala calidad espermática.

Está indicada principalmente en mujeres mayores de 40 años, alteraciones espermáticas (baja cuenta de los espermatozoides, baja motilidad o alteraciones en las formas normales) fallos en ciclos previos de FIV, y en algunas otras alteraciones de los óvulos.

  • Time Lapse, es una innovadora incubadora que contiene una cámara que es capaz de captar imágenes de los embriones en intervalos de tiempo, lo cual permite monitorear todo el desarrollo embrionario sin sacar los embriones de la incubadora, con este sistema se obtiene gran información del desarrollo embrionario lo que permite realizar una selección más precisa de los embriones para transferir para aumentar las probabilidades de embarazo.

Cada embrión dispone de un espacio individual de forma que no comparte medio de      cultivo con los demás embriones. Al no haber variaciones en las condiciones de cultivo los embriones obtenidos son de mejor calidad y por tanto tienen mayores posibilidades de conseguir un embarazo.

  • Cultivo de Embriones a Blastocisto: consiste en mantener los embriones en cultivo en el laboratorio hasta el día 5 de desarrollo.

Para poder realizar el cultivo a blastocisto con éxito es importante contar con un laboratorio de última generación, moderno, con alta infraestructura y un equipo de biólogos calificados con experiencia que garanticen que los embriones pueden seguir con su desarrollo sin dificultad.

La transferencia de embriones en estadio de blastocisto ha demostrado aumentar considerablemente las tasas de embarazo.

Con el cultivo a blastocisto tendremos menos embriones para congelar, pero de mayor calidad. La tasa de supervivencia de los embriones congelados en estadio de blastocisto es muy elevada lo que aumenta las posibilidades de conseguir un embarazo.

  • Vitrificación es una técnica de congelación ultrarrápida en la que sumergimos los óvulos o los embriones en nitrógeno líquido a -196 ºC. Esto nos permite evitar el daño celular aumentando la tasa de supervivencia en la descongelación. En IECH todos los procedimientos de congelación se realizan con la técnica de vitrificación ya que es uno de los procedimientos de fertilidad en la actualidad que obtiene un elevado porcentaje de efectividad. La vitrificación ha hecho que la congelación de óvulos y embriones en estadio de blastocisto sea posible con buenos resultados.
  • Técnicas de Selección Espermática, se utilizan antes de seleccionar el espermatozoide que se utilizara para realizar el ICSI, permite obtener un espermatozoide con mayor capacidad de fertilizar el óvulo, indicado principalmente en alteraciones espermáticas.

El Coordinador del Laboratorio de Gametos de IECH, es pionero en los tratamientos de reproducción asistida en México, con más de 30 años de experiencia en el manejo de los gametos.

Colaboró en el logro del primer nacimiento en México por fertilización in vitro que se obtuvo en IECH.

Nuestro laboratorio de Embriología está acreditado por la Red Latino Americana de Reproducción Asistida. (Red LARA) Así mismo el IECH cuenta con la licencia por la Secretaría de Salud Mexicana para poder realizar estos procedimientos. L acreditación y la licencia sanitaria simbolizan excelencia, experiencia y profesionalismo; cualidades que aportamos con orgullo.