14 Jun

 ¿Qué es la infertilidad?

La infertilidad es la incapacidad del varón para producir un embarazo después de un año de búsqueda sin método de planificación o protección.

¿Cuándo se puede hablar de infertilidad masculina, después de cuánto tiempo de intentar un embarazo?
El estudio del varón se inicia al mismo tiempo que el de la pareja, e inicialmente consiste en una consulta donde se buscan factores de riesgo para que puedan existir alteraciones en la fertilidad y una exploración física para detector anormalidades. Posteriormente se puede recurrir a pruebas complementarias como espermogramas, pruebas de capacitación espermática y recientemente pruebas funcionales del espermatozoide.

¿Qué se debe hacer si sospecha de infertilidad? ¿Qué pruebas debe hacerse el paciente?
Tradicionalmente, el estudio llamada Espermograma o espermatobioscopia directa, es el primer estudio para valorar si realmente existe un problema, también existen diversas pruebas pero deben estar indicadas por el especialista en fertilidad de acuerdo a cada caso.

¿Qué la causa?
La infertilidad masculina es multifactorial, sin embargo, se pueden dividir en 3 orígenes:

  • Pre-testiculares
  • Testiculares
  • Post-testiculares

Dentro de las causas de infertilidad, es muy frecuente encontrar alteraciones genéticas relacionadas, por lo que es necesario realizar una consejería genética para valorar las alternativas disponibles con relación a los tratamientos que se puedan realizar. Otras causas identificadas de infertilidad son: tumores testiculares, falta de descenso testicular (criptorquidia), diabetes mellitus, exceso de prolactina (hiperprolactinemia), vasectomía, etc.

¿Qué puede aumentar el riesgo de infertilidad?
Los factores que aumentan son exposición a fuentes radiantes de calor (hornos, estufas, etc), alcohol, tabaco, drogas, medicamentos contra el cáncer o enfermedades complejas, enfermedades como Diabetes, Hipertensión, enfermedades autoinmunes, cáncer, obesidad mórbida, etc

¿Cómo puede tratarse?
Las alternativas terapeúticas para los varones infértiles, pueden variar de acuerdo con la causa del problema; puede ser desde una cirugía correctiva de recanalización de vasectomía, tratamientos hormonales, antioxidantes, o hasta tratamientos complejos como inseminaciones intrauterinas o fertilización in vitro con la utilización de la técnica inyección espermática (ICSI por sus siglas en inglés), incluso con la obtención del espermatozoide directamente del testículo (biopsia testicular).